top of page

#RecreoCultural | El suplente

El Director del Curso de Posgrado "Diálogos sobre el ser docente", reflexiona sobre el sentido de apostar a la docencia a partir de la película "El suplente". Una invitación a repensar nuestro compromiso con la educación.


Si estás en la ciudad de Buenos Aires, podés ver la película hasta el miércoles 18 de enero a las 16.20 hs en Cine Gaumont, Rivadavia 1635, CABA.

 

Por Gustavo Schujman


Cuando la tarea docente "vale la pena"


Lucio es un profesor universitario de literatura y entra a hacer una suplencia en una escuela secundaria ubicada en una de esas zonas de nuestro país a la que solemos llamar “vulnerable”.

Me detengo exclusivamente en la acción de este profesor para analizar algunos de sus aspectos.


  • No sé si Lucio ha planificado sus clases pero es claro que tiene un plan y un enfoque con los que encara su tarea. Sin embargo, no es terco. Rápidamente se da cuenta de que tiene que probar alternativas para poder llegar a lograr algo vinculado con la enseñanza. Es lo que hacemos los y las docentes cada año: planificamos sabiendo que la planificación es una hoja de ruta, una “carta de intención” y que deberemos adaptar nuestra propuesta a la realidad que se nos presente. Empecinarnos en cumplir lo que hemos escrito antes de empezar a dictar nuestra materia es asegurarnos el fracaso.


  • De entrada, advertimos que Lucio no se bancaría ir al aula a perder el tiempo y a hacérselo perder a estos adolescentes tan golpeados por el contexto en el que viven. Su trabajo no es sólo un medio de subsistencia. Como la mayoría de los docentes, él quiere que su tarea sea una ocupación con sentido. Encontrar un sentido o apostar por un sentido es lo que nos da fuerzas para encarar la tarea, por difícil que sea. Cuando hay sentido, el trabajo docente no es sólo un medio de subsistencia sino un factor central de autorrealización profesional y subjetiva.


  • Este profe se juega por estos jóvenes, chicos y chicas en situación de extrema vulnerabilidad. En este jugarse seguramente intervienen preguntas que los y las docentes nos hacemos con frecuencia: ¿cómo debo tratar a este grupo de adolescentes? ¿qué debo hacer para responder a sus llamados o reclamos (explícitos o implícitos)? ¿de qué manera quiero ejercer mi rol? ¿cómo quiero vivir mi vida cotidiana, esta vida que me toca en el contexto que me toca? Son preguntas profesionales y éticas en las que nos estamos haciendo cargo de nuestras decisiones y de nuestro proyecto de vida.


  • Lucio se brinda. Es generoso. Sabe que al dar no está renunciando a algo, no se está privando de algo, no se está sacrificando. Cuando una persona da lo mejor de sí no se debilita, no se empobrece. Por el contrario, la persona que da experimenta su fuerza, su riqueza, su poder. Dar es una experiencia vital que, aún en situaciones graves y riesgosas, produce satisfacción.


  • El profe Lucio hace un esfuerzo por comprender a estos chicos y a estas chicas. Comprender su lenguaje, sus valores, sus modos de ver el mundo. La comprensión es el primer momento de la comunicación. No puede haber comunicación sin comprensión. ¿Cómo podríamos entrar en diálogo con alguien si no lo comprendemos, si ni siquiera entendemos sus expresiones? Y el docente, en tanto educador y adulto, es quien debe “tirar la primera piedra”, es quien debe iniciar este ejercicio de comprender. Sólo así podrá lograr ser comprendido, a su vez.


  • Gracias a esta comprensión y reconocimiento mutuos, Lucio logra que este grupo valore su enseñanza y acepte sus propuestas. La satisfacción que siente Lucio es humana y también profesional. Me hubiera dejado un gusto amargo si este profe hubiese logrado una buena relación con el grupo pero desistiendo de su tarea de enseñar literatura o de intentar que aprecien el ejercicio de escribir, de hacer poesía, de pensar literariamente.

Volviendo a la idea inicial: si logramos dar sentido a nuestra tarea podemos decir junto con la directora de esta escuela: “sigo viniendo todos los días porque vale la pena”.


Mirá el Trailer


Gustavo Schujman es profesor y licenciado en Filosofía por la Universidad de Buenos Aires y obtuvo el Diploma de Estudios Avanzados en Educación y Democracia (Universidad de Barcelona). Coordina la capacitación docente en las áreas de Pensar con los Chicos / Formación Ética y Ciudadana (Escuela de Maestros). Ha realizado asistencias técnicas a los ministerios de Educación de Bogotá, Perú y Ecuador. Es autor del libro "Ser docente. Dimensiones éticas, filosóficas y políticas" publicado por Tilde editora.


El Suplente se estrenó en Argentina y España, Inglaterra y EEUU, y muy pronto podrás encontrarla en la plataforma Netflix.